Creo que puedes intuir que volvemos a hablar de «Criptografía», aunque hoy veremos un cifrado mucho mejor que los vistos hasta ahora (César y Pigpen) y que se pensó durante varios siglos que era infranqueable.

Si analizamos el título encriptado podríamos pensar que hay una letra que se repite (hay dos C) y que el resto de letras deben esconder letras distintas. Y es aquí donde reside la complejidad de este cifrado ya que esas dos «C» esconden dos letras diferentes y además hay tres letras diferentes que esconden la misma letra. ¡¡¡Sorprendente!!!.

El método original fue descrito por Giovan Batista Belaso en su libro de 1553 «La cifra del Sig. Giovan Batista Belaso» . Sin embargo, fue incorrectamente atribuido en el siglo XIX a Blaise de Vigenère, a partir de un trabajo realizado en 1583, y por ello aún se le conoce como el «cifrado Vigenère».

B. de Vigenère (1523-1596)

Es un sistema de sustitución polialfabético, lo que significa que cada carácter del texto a cifrar no se sustituye siempre por el mismo carácter en el texto cifrado. Pero aún hay más , ya que el emisor del mensaje lo cifra usando una palabra clave y el receptor debe descifrarlo utilizando esa misma clave. Por tanto, el emisor y el receptor se tienen que poner de acuerdo en la clave a utilizar. Esto se pone interesante y por eso mismo, este cifrado fue conocido como «le chiffre indéchiffrable» ( el código indescifrable).

Esta reputación de indescifrable fue mantenida hasta que el método Kasiski  (1863) resolvió el cifrado. Aunque estamos aquí para explicar el funcionamiento del método Vigenère y no en cómo romperlo.

Este cifrado se basa en la siguiente tabla:

Tabla Vigenère

Para ver como funciona vamos a cifrar la palabra «Hola» usando la clave «Suma». Construiremos una tabla de dos filas donde en la primera fila pondremos el mensaje a codificar y en la segunda fila escribiremos la palabra clave las veces que sea necesaria.

Ahora toca ir a la tabla y proceder de la siguiente forma. En la fila del mensaje localizar la primera letra a encriptar (H) y en la columna de la palabra clave la primera letra de la clave (S) . Una vez localizadas debemos buscar donde se cruzarían si bajo desde el mensaje original y me muevo hacia la derecha desde la clave. En este caso, la letra resultante es la «Z». De igual forma procederíamos con el resto de las letras.

H se codifica como Z
O se codifica como I

Por tanto, «HOLA» usando la clave «SUMA» se codificaría como «ZIXA». ¿ Y si nos llega el mensaje encriptado como debemos proceder?

Obviamente deberemos conocer la clave y lo único que se debe hacer es partir de la letra clave buscar la letra codificada y subir hasta la letra original. Por ejemplo, si el mensaje codificado fuese «ZIXA» con la clave «SUMA», lógicamente nos saldría la H.

Y tras explicar el funcionamiento podemos entender que casi durante 300 años fue un cifrado infranqueable, siempre y cuando el emisor y receptor guardasen celosamente la palabra clave.

Para terminar sólo me queda invitarte a descifrar el título de esta entrada. ¡¡¡Mucha suerte!!!. ¿Esperas algo? Sólo puedo decirte «EULER».

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

2 respuestas a “¡¡¡QUD HZJCNMC!!!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *