Desde el siglo XVIII, los masones usaron este cifrado para sus comunicaciones secretas e incluso dejar mensajes ocultos en lugares públicos.

Tumba de Thomas Briertey

Dicho código recibe el nombre de cifrado «Pigpen» o «masónico» y es muy similar al que usaban los templarios unos siglos antes.

Pero volvamos al siglo XVIII y al cifrado masónico. En este cifrado, se sustituye cada letra por un dibujo, siguiendo la siguiente tabla:

Cifrado Pigpen

Para sustituir cada letra del mensaje original, debemos observar la posición que ocupa dicha letra en la rejilla y dibujar las líneas que la rodean y en algunos casos poner un punto.

Creo que ahora si me entiendes y sabrás que en la imagen pone «Secreto». Pero si nos fijamos en las rejillas nos falta una letra y por tanto antes de ponernos a jugar con este cifrado, voy a hacer justicia con nuestra querida «ñ» y realizar una nueva rejilla.

Y ahora sí, te invito a escribir un mensaje secreto usando este cifrado y a descifrar mi mensaje.

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

3 respuestas a “¿Me entiendes?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *