En muchos juegos de estrategia, detrás de esta «inocente frase» se puede esconder tu derrota pues muchos de estos juegos esconden una estrategia ganadora simplemente con el orden de juego. Eso sí siempre y cuando nuestro adversario conozca la estrategia ganadora.

Es el caso del juego del que hablaremos hoy: «El NIM» .

El origen de este juego se ubica hace varios milenios y se cree que proviene de las estepas de Asia Central. No es propiamente un juego de tablero, pues en su origen se jugaba sobre el suelo, con objetos hallados en el mismo sitio como guijarros, palitos, granos, …

Existen muchas versiones de este juego pero hoy explicaré una a la que le tengo especial cariño y que suelo jugar con mi alumnado. Eso sí, más que buscando esa estrategia ganadora (encerrada en los números binarios y que veremos otro día) buscando posiciones ganadoras.

Y ya sólo nos queda explicar las sencillas reglas de este NIM de 16 fichas.

Se trata de un juego para dos jugadores y se juega con 16 fichas. Dichas fichas se disponen en forma de pirámide de 4 filas (1,3,5,7).

Posición inicial

Se juega por turnos y en su turno, cada jugador puede eliminar todas las fichas que considere oportunas pero respetando que deben pertenecer a la misma fila.

Posibles jugadas iniciales

Jugada no válida pues las fichas están en filas diferentes

Pierde el jugador que coge la última ficha.

Para terminar sólo me queda invitarte a que busques rival junto a 16 fichas y te dispongas a jugar. Eso sí, si dejas empezar a tu rival mejor.

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *