Para empezar agradecer a Edelquio Álvarez Concepción, profesor de Matemáticas, por presentarme a Hazel Hill.

Hoy vamos a hablar de una victoria que se convirtió en uno de los momentos más determinantes de la Segunda Guerra Mundial y la primera derrota de los nazis. En estos días, se cumplen 80 años del comienzo de «La batalla aérea por Inglaterra» .

El “Spitfire” fue el más icónico de los aviones  que tomó parte en la contienda. Ahora la RAF  (Royal Air Force) ha reconocido por primera vez que una niña de 13 años jugó un papel fundamental  en el diseño de los planos de este avión.

Supermarine Spitfire (Cambridgeshire 1940)

Esta nueva generación de aviones de combate habían sido diseñados en sus orígenes con tan solo 4 ametralladoras pero el capitán Fred Hill, un científico del Ministerio del Aire sabía que 4 ametralladoras no serían suficientes. Cada avión necesitaba 8. Tuvo que hacer frente a una dura oposición ya que la mayoría opinaba que 8 ametralladoras eran demasiadas y era imposible que cupieran en los aviones.

Capitán Fred Hill

Pero el Capitán Hill estaba convencido de que tenía razón, así que se dirigió  a la persona más insospechada para que le ayudara, su hija de 13 años Hazel, una brillante matemática a tan corta edad . Juntos, en la mesa de la cocina, trabajaron hasta altas horas de la madrugada realizando complejos cálculos que desmostrarán que 8 ametralladoras disparando ráfagas de 1.000 balas por minuto eran esenciales para tener éxito.

Hazel Hill

A pesar de las reticencias iniciales,los cálculos de Hazel hicieron que el gobierno cambiara de opinión y los nuevos aviones se pusieron en producción. La prueba de fuego se produjo unos años más tarde, en 1940, cuando Hitler lanzó la ofensiva aérea que debería haber allanado el camino para la invasión de Gran Bretaña. Pero la Luftwaffe se encontró con la resistencia del nuevo Spitfire y Hurricane, a cuyo diseño Hazel había contribuido. Aunque tres veces menos en número, los pilotos británicos pudieron contar, además de su valor, con aviones tecnológicamente más avanzados y el enemigo fue repelido. Gran Bretaña se mantuvo en pie y con su victoria abrió el camino a la derrota final del nazismo .

Durante la guerra, Hazel Hill se graduó en Medicina y en el Cuerpo Médico de las Fuerzas Armadas, después de lo cual se convirtió en doctora, se casó y tuvo cuatro hijos. 

«Nos dijo que había ayudado a su padre con valoraciones importantes, dijo uno de ellos, pero solo después de su muerte revisamos sus documentos y entendimos el alcance de su participación». 

Su historia se cuenta hoy en un documental de la BBC titulado «La colección que ayudó a ganar una guerra« , un homenaje póstumo, porque Hazel murió hace diez años a la edad de 90 años

«Es maravilloso que la historia de Hazel salga a la luz», dijo el capitán James Beldon, director de estudios de defensa de la RAF , la Fuerza Aérea Británica. Además indicó que la figura de Hazel servirá de gran inspiración para la juventud del mundo por su importante contribución en la Batalla de Inglaterra, vital para la supervivencia de esta nación.

Capitán James Beldon

Y aunque no puedo verlo en vida, 80 años después de “La Batalla de Inglaterra”, Hazel Hill por fin recibirá el reconocimiento público  que merece.

No quiero terminar, sin antes agradecer a Elena Gaznares Marcos, profesora de Inglés, por dar luz a esta entrada y así suplir las carencias idiomáticas del escritor

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *