Cuenta la leyenda que en el III milenio a.C. en un caparazón de una tortuga, el emperador Fu Shi vio inscritas una serie de marcas que mandó copiar inmediatamente en una tablilla de barro.

Sea real o no esta leyenda china, estas marcas encierran lo que hoy se conoce como cuadrado mágico «Lo Shu».

En este cuadrado mágico la suma de todas las filas, columnas y diagonales suman 15.

Además este cuadrado mágico nos da mucho juego pues está formado por los números del 1 al 9, que forman una sucesión aritmética de diferencia 1. ¿Funcionará si sustituimos, en orden creciente, estos valores por otra sucesión aritmética cualquiera?

Consideremos la sucesión aritmética: 4, 7, 10, 13, 16, 19, 22, 25 y 28.

¡¡¡Funciona!!! Nuevo cuadrado mágico de clave 48

Y ya sería dar un paso más plantearnos si sería posible encontrar una sucesión aritmética formada por números primos, es decir, números primos que se encuentren separados por la misma cantidad ( diferencia). De salida, podríamos pensar que es imposible pero gracias a Greene y Tao (2004) sabemos que existen esas sucesiones aritméticas de primos. Es más, en la actualidad, la sucesión aritmética más larga de números primos tiene de 26.

Ya sólo me queda invitarte a que compruebes que estos números son primos. Y sin más, cerramos esta nueva entrada sobre este mundo apasionante que son las matemáticas.

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *