El mancala es una familia de juegos de los llamados “de siembra y recolección”, que se ha jugado y se juega a lo largo de todo el mundo, aunque es especialmente popular en África y algunas partes de Asia.

Existen cientos de versiones, cada una con sus propias reglas y su propio tablero (tableros con 2, 3 y 4 filas de hoyos), así como multitud de nombres asociados a estos juegos (Awari, Awale, Ayo, Bao, Nchuba, Wari,…)

Dentro de la familia mancala existe un juego solitario de una sola fila de hoyos, que es el Tchuka Ruma.

El tablero del Tchuka Ruma consta de 5 hoyos en fila, los cuatro primeros son del mismo tamaño y contienen, cada uno, dos “semillas” (alubias, piedras, botones o fichas) en la posición inicial (en total 8 semillas) y un quinto hoyo más grande, que es la “Ruma”, donde se recogerán las semillas y que estará inicialmente vacío.

El juego consiste en que el jugador realice una serie de movimientos de las semillas destinados a que todas terminen almacenadas en la Ruma. Para lo cual, el jugador deberá seguir las siguientes reglas

Se cogen las “semillas” de un hoyo cualquiera y se reparten, una a una, en los siguientes hoyos (movimiento que se denomina “siembra”), avanzando en dirección hacia la Ruma.

Si sembrando llegamos a la Ruma y aún me quedan fichas en la mano, se continúan colocando fichas por la otra parte del tablero.

Una vez se siembre la última ficha pueden ocurrir tres cosas:

  • que el hoyo en cuestión tenga más fichas, entonces se cogen todas las fichas de ese hoyo y se repite el proceso.
  • que caiga en la Ruma, entonces se deja la semilla allí y se elige un hoyo cualquiera (que no sea la Ruma) para continuar sembrando.
  • que se coloque en un hoyo que no tenía fichas, en ese caso el jugador ha perdido la partida.

Una vez explicadas las reglas de este sencillo solitario, sólo me queda invitarte a que busques la estrategia para llevar todas las semillas a la Ruma. De todas formas, si tras intentarlo no ves la luz, a continuación puedes ver la solución.

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *