Iniciamos una nueva sección en este rincón y no es otra que «Juegos del Mundo».

Quién no ha jugado al Monopoly, al Scrabble, al Parchís,…. Y supongo que también a la Chascona, al Surakarta, al Awithlaknannai,… ¿Awithlaknannai? Eso te lo acabas de inventar.

Pues justamente de estos juegos cuyos nombres parecen inventados vamos a hablar y empezaremos por la Chascona.

Se trata de un tablero compuesto por tres cuadrados concéntricos unidos entre sí por cuatro medianas en cada uno de sus lados. Dispone de 24 vértices o puntos de intersección. Es un tablero de juego considerado de los más antiguos de la historia de la humanidad, pues aparecen numerosos ejemplares en yacimientos arqueológicos del Antiguo Egipto y en otras muchas culturas.

Tablero de la Chascona

¿Y por qué empiezo con este juego? Por su clara conexión con mis islas afortunadas. Es un juego que ha pervivido en Fuerteventura (donde existen grabados rupestres donde podemos encontrar dameros de este juego) y, en menor medida en Tenerife y en La Palma (donde se le conoce como «Chiquichasque»).

¿Cómo se juega?

1.- Es un juego para dos jugadores. Cada jugador dispone de nueve fichas.

2.- Los jugadores, una vez se sortea para ver quién comienza la partida, colocan las fichas una a una alternativamente. Eso sí, debemos pensar para evitar que el contrario logre colocar tres fichas alineadas.

3.- Si algún jugador consigue, durante la colocación de las fichas en el tablero, alinear tres fichas, le quitará la ficha del tablero que desee a su rival. Esta ficha ya no podrá ser usada.

4.- Una vez colocadas en el tablero todas las fichas de las que dispone cada jugador, los jugadores comienzan a mover siguiendo el trazado lineal del tablero, con el objetivo de lograr alinear tres fichas con la consiguiente captura de una ficha del contrario.

5.- Los posibles alineamientos se pueden lograr en cada uno de los lados de los tres cuadrados concéntricos y en las lineas medianas que unen cada uno de los lados de los tres cuadrados.

6.- A la hora de capturar una ficha del contrario, podremos escoger cualquier ficha salvo las que estén alineadas

7.- El jugador que tiene situadas tres fichas alineadas puede deshacerlas y rehacerlas para comer fichas al contrario según le convenga.

8.- La partida termina cuando uno de los dos jugadores se queda con únicamente dos fichas pues ya no tendría posibilidad de alinear tres fichas.

Y ya sólo me queda invitarte a jugar una partida. ¿Jugamos?

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *