Hacia mediados del siglo VIII, Alcuino de York escribió «Propositiones ad acuendos juvenes» . Dicha obra estaba formada por 53 problemas matemáticos para agudizar la mente de los jóvenes.

Entre esos problemas, se incluye uno que en forma de cuento ha sobrevivido a los siglos, en diversas versiones y que seguramente conocemos.

Homo quidam debebat ultra flavium transferre lupum, capram, et fasciculum cauli. Et non potuit aliam navem invenire, nisi quae duos tantum ex ipsis ferre valebat. Praeceptum itaque ei fuerat ut omnia haec ultra illaesa omnino transferret. Dicat, qui potest, quomodo eis illaesis transire potuit.

Versión del problema 18 en latín (Alcuino de York, Siglo VIII)

Alcuino de York planteaba que un pastor debía transportar un lobo, una cabra y una col. En dicho viaje debía cruzar un río y quien le podía prestar una barca le impuso una condición: sólo podría transportar en cada cruce a uno de los tres (el lobo, la cabra o la col).

Eso sí, debemos tener cuidado a la hora de realizar los viajes ya que no podemos dejar a solas en una u otra orilla al lobo con la cabra ni la cabra con la col.

Te invito a que tomes los remos de esa barca e intentes llevar, sanos y salvos, a la otra orilla a la col, la cabra y el lobo.

¿Lo has conseguido? Espero que sí y que sigas con ganas para enfrentarte a una variante de este problema planteada en el siglo XIX y que te planteo como cierre a esta entrada:«Los misioneros y los caníbales» .

Tenemos en un lado del río a tres misioneros y tres caníbales que quieren pasar a la otra orilla con un bote en el que sólo caben dos personas. Para evitar que los caníbales se coman a los misioneros, nunca puede haber más caníbales que misioneros en ninguna de las orillas.

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *