En el año 1095, el Papa Urbano II decide intervenir directamente en Tierra Santa, convocando una cruzada con el objetivo de garantizar la seguridad de los peregrinos.

Tras varias batallas, en 1099 la Primera Cruzada finalizó tomando Jerusalén.

En 1118-1119nueve caballeros liderados por Hughes de Payns, primer Gran Maestre, se presentaron ante el rey Balduino II en la ciudad santa y le expresaron sus intenciones de constituir una Orden cuya función sería la de proteger a los peregrinos cristianos que debían recorrer un peligroso camino desde Europa hasta Jerusalén. Y así empieza la historia de Los Templarios.

H. de Payns (1070-1136)

Los Caballeros Templarios constituyeron una sociedad secreta cuyo verdadero propósito sigue siendo un misterio a día de hoy, y continúa siendo motivo de intensos debates entre estudiosos e historiadores. Dicha sociedad obtuvo un gran poder militar y económico y provocó el recelo de reyes y nobles.

A principios del siglo XIV, el rey francés Felipe IV propagó rumores que acusaban a los Templarios de los delitos de herejía, prácticas homosexuales e idolatría. Todo acabó en manos del tribunal de la Inquisición de París, con el enfrentamiento entre la monarquía francesa y el Vaticano, y finalmente Clemente V disolvió en 1312 la Orden de los Templarios en el Concilio de Vienne.

Pero no nos adelantemos tanto y volvamos a los misterios que rodearon a los templarios. Entre ellos, nos encontraremos un cifrado templario aunque, a día de hoy, no se puede asegurar su autenticidad.

Este cifrado se basa en la cruz de las ocho beatitudes.

Parece ser que existen algunos manuscritos de la orden del temple en los que aparecen algunos de los signos del supuesto alfabeto templario y que avalarían que, efectivamente, este cifrado fue utilizado por los templarios. De todas formas, hay autores que argumentan que este cifrado no puede ser atribuido a la Orden del Temple.

Dicho cifrado sería el siguiente:

Cifrado templario

Quizás nunca sabremos si los templarios se comunicaban secretamente mediante este cifrado en la búsqueda y conservación del Santo Grial y el Arca de la Alianza.

Al menos, a mí, me gustaría pensar que este cifrado templario existió…Lo que si podemos asegurar es que el Vaticano, en 2007, devolvió el honor a la Orden del Temple ya que las acusaciones hacia ellos se demostraron falsas.

José Emilio López García
Profesor de Matemáticas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *